Subasta de vinos: un sector muy prometedor

La Maison Leclere, figura emblemática del sector desde 2006, organizó el pasado miércoles 2 de julio la venta de más de 3000 botellas de vinos y licores. Con un balance total de 190 000 € (gastos incluidos) y un 75 % de lotes vendidos, el departamento de Vinos de esta casa general en términos de subasta, ha registrado su mejor resultado en dos años. 

 

Subasta de vinos: precios en alza en los grands crus

Estrellas ineludibles de esta venta, los dos lotes del prestigioso Cros Parantoux 1994 de Henri Jayer (Vosne-Romanée) han suscitado un enorme entusiasmo entre numerosos compradores por teléfono. El lote 110 de una botella de Cros Parantoux finalmente fue adjudicado por 2700 €, superando la estimación prevista de 2000 a 2200 €. También muy esperado, el lote de seis magnums de Château Lafite-Rothschild 1998 (Primer Grand Cru Classé de Pauillac) voló a 4500 €. A un nivel inferior pero siempre en una tendencia al alza, el lote de seis botellas de Forts de Latour 1995, valorado entre 480 y 540 €, se marchó a 620 €, y las cinco botellas de Gevrey-Chambertin Clos Saint-Jacques 2002 de Rousseau, valoradas entre 750 y 850 €, alcanzaron 1000 €. Igual dinámica para cinco magnums de Châteauneuf-du-Pape 1996 y dos botellas de Richebourg Anne Gros 2003, dos lotes valorados entre 350 y 400 € que fueron adjudicados en 450 y 600 € respectivamente.

 

Subasta de vinos: los borgoñas son las estrellas

Denis Bernard, experto en subastas, observó una muy fuerte demanda de los borgoñas, mucho más codiciados que los burdeos. Hecho que quedó probado con los resultados del lote de cinco Grands Echézeaux 1989 de la Explotación vitícola de la Romanée-Conti, adjudicados por una suma de 2720 €, y del lote de cuatro Romanées Saint-Vivant, de la misma explotación, adjudicado por 2400 €.

El Oustau de Baumanière, gran establecimiento sudista, puso por primera vez a la venta en subasta de vinos algunas de sus mejores botellas, cuidadosamente seleccionadas por el sumiller Gilles Ozello. También aquí había borgoñas, entre ellos especialmente la botella de Vosne-Romanée 1994 de Jayer, un lote de seis Château Latour 1988 adjudicado por 1300 € y tres Chambertin 2002 de Denis Mortet adjudicadas por 800 €.

 

Subasta de vinos: los whiskies se dan cita

Un lote particular mostró ser objeto de un hecho inusitado. Compuesto de cuatro whiskies, en especial un Yamazaki y un Aberlour 12 años de edad, propició una auténtica carrera en las subastas, confirmando el primer puesto que ocupa Francia en el consumo de whisky en el mundo. El comprador más importante de la subasta es un profesional instalado en territorio francés, pero los compradores extranjeros también se dieron cita, en concreto de Reino Unido, España y Dubái.

 

¿Está familiarizado con el universo de las subastas de vinos o, por el contrario, le es completamente desconocido?

¡En ambos casos comparta con nosotros sus reflexiones!