Una cata de Vinho Verde de Quinta do Ameal

 

 

Hemos tenido la suerte de catar una serie de vinos de la bodega Quinta do Ameal en Vinho Verde, Portugal. Con estos comentarios, completamos el artículo de la revista de esta primavera en el que hemos entrevistado a Pedro Araújo. Como sabéis, Quinta do Ameal, se dedica solo a la uva Loureiro, que domina a la perfección. Los vino que a continuación se comentan proceden al 100% de la misma.

 

Loureiro Ponte de Lima 2011. 11%. Vinho Verde.

 

Color limon pálido.

Nariz joven, de intensidad media. Nariz muy vegetal, con aromas de laurel (muy típicos de la variedad), heno seco, cítricos con un toque mineral completado por flores blancas y pimiento blanca.

Seco en boca, con acidez media, un alcohol medio bajo, un paso y una intensidad aromática medios. Un poco de aguja se deja notar en boca, lo que añade una sensación de frescor suplementaria. Los principales aromas detectables son flores blancas (margarita), especias  muy discretas (pimiento blanca), heno, laurel, limón y un toque marino. La final es media. El vino en su conjunto resulta equilibrado y con cierta complejidad, con una ligereza muy sutil y un lado seductor.

 

 

Escolha 2011. 11.5%. Vinho Regional Minho. 6 meses en toneles de roble francés.

 

Brillante color limón con notas verdes y grises de intensidad media baja.

La nariz es limpia y en fase desarrollo, de intensidad media. Ofrece una vainilla discreta, con notas ahumadas discretas completadas por aromas vegetales (heno, laurel), cítricos, flores blancas y algunas notas minerales.

Seco en boca, con un cuerpo medio, una acidez media así como una intensidad aromática igualmente media. El nivel de alcohol es medio bajo. Se nota la madera fina con notas de vainilla, ahumadas, piel de limón, aromas vegetales idénticos a los de la nariz, así como flor de margarita y un toque mineral. Un toque discretamente tánico le da más peso y estructura al conjunto. Es un vino equilibrado, con cierta complejidad y diferentes capas aromáticas. La madera le da desde luego una profundidad suplementaria.

 

 

 

Ameal S.H. 2011. 9%.

 

El vino tiene un color ámbar de intensidad media.

La nariz en fase de desarrollo y de intensidad media tiene notas de piel de naranja, melocotón maduro, membrillo cocido y especias.

Es semi-dulce, con poco alcohol, una acidez media alta, un cuerpo en la misma línea y una intensidad aromática media. Los principales aromas son membrillo, miel, frutas de hueso maduras, piel de naranja escarchada. La final es de persistencia media. Es un buen vino, equilibrado aunque no demasiado complejo pero con cierta potencia aromática.