Las profesiones del vino: el maestro bodeguero

A pesar de que la cosa empieza a ponerse seria cuando las uvas llegan a la prensa, el papel del maestro bodeguero empieza antes de las vendimias.

 

Este profesional, que puede poseer un diploma de técnico superior en agrícola y viticultura-enología, cuando no está diplomado en enología, trabaja mano a mano con el jefe de cultivo durante toda la primavera. Juntos, buscan obtener las uvas de mejor calidad realizando podas en verde y determinando con exactitud la fecha de las vendimias. Una vez finalizada esta labor, el maestro bodeguero prepara cuidadosamente su espacio de trabajo: las barricas deben estar limpias y la bodega ordenada antes de la llegada de las frutas. Si no están bien cuidadas, las barricas de madera pueden dar al vino un gusto desagradable, que se conoce como sabor a barrica.

A continuación, el maestro bodeguero controla las etapas clave de la vinificación: el despalillado, el estrujado, el encubado, la fermentación alcohólica, el descube, el prensado, el assemblage, el desturbado, la eventual fermentación maloláctica, el trasiego, el filtrado y el sulfitado. A lo largo de todo este proceso, el profesional del vino realiza diversas catas, a fin de prevenir la aparición de defectos. Además, puede contar con la ayuda del enólogo, especialmente en el momento del assemblage. Su misión no se detiene cuando el vino está listo para su crianza.

 

Todavía es necesario supervisar su evolución a través de catas y análisis biológicos, así como preservar la higiene de la bodega para evitar cualquier contaminación. Buen gestor, el maestro bodeguero está obligado a elaborar un registro de bodega donde se pueden encontrar las fechas y los volúmenes de las vendimias, los diferentes assemblages realizados o incluso las levaduras utilizadas para la fermentación.

 

Escrito por Alexandra Reveillon

El 13/04/2018