Frances Mac Dormand: ¡inclasificable, incluso en materia de vinos!

La actriz estadounidense consiguió el Óscar a la mejor actriz en 1997 por su papel en Fargo. En su opinión, el día no está completo sin un buen vino en la mesa...

 

He tenido la oportunidad de tener una profesión que me permite estar invitada en los mejores restaurantes. ¡Es un lujo increíble! Y soy plenamente consciente de ello. Cada vez que voy a un buen restaurante, me ofrecen las mejores botellas. Me explican de dónde viene el vino que me sirven, quiénes están detrás de todo eso, cómo se cultivó y recogió la uva... Y me encanta, porque siempre me ha gustado saber el cómo y el porqué. ¡Sin duda, es lo mínimo cuando se es un consumidor ilustrado!

 

La verdad es que, cuando lo pienso, es de locos. Cuando empecé, solía beber cualquier cosa en cuestión de vino. Unos brebajes tan inmundos que no se los ofrecerías ni a tu peor enemigo. Sin embargo, todavía existen empresas que los comercializan, lo que, sin duda, es una auténtica herejía. De hecho, hay millones de personas que, cada año, descubren el universo del vino con unos caldos de dudosa calidad. Incluso estoy segura de que muchos de ellos no saben lo que puede ser una buena añada. ¡Y algunos de ellos probablemente hayan quedado tan asqueados que prefirieron seguir limitándose al agua! (risas)

 

Sinceramente, creo que es mejor beber vinos de calidad en pequeñas cantidades y de forma esporádica que esta «mierda» cotidiana que algunos se atreven a llamar vino.

 

Redactado por Frank Rousseau 

El 19/01/2018