Fenavin 2013: interesantes sorpresas y un buen feeling

 

 

Este año, más en cualquier otra edición, Gilbert & Gaillard ha asistido a la Feria internacional del vino, Fenavin de una manera masiva. Todo el equipo estaba presente, con representantes de Francia y España, en total unas cinco personas y la posibilidad para los asistentes de leer nuestra revista, presente en todos los quioscos de la feria.

 

Pudimos visitar a numerosos elaboradores y bodegas, que más que nunca tienen un verdadero afán de exportar. Pudimos intercambiar de manera muy amena y extensa con más de un centenar de bodegas, con las que hemos establecido un contacto de interés mutuo. Gilbert & Gaillard, por su capacidad a apoyar las exportaciones de los países productores, ha estado en una situación privilegiada para comprender las necesidades de los expositores.

Por su difusión internacional en nueve idiomas y más de veinte países, el discurso de Gilbert & Gaillard tiene un amplio alcance. La visibilidad que puede ofrecer Gilbert & Gaillard con sus medallas, corbatas y diversas herramientas de marketing promocional han hecho que la receptividad a las ofertas y propuestas de la compañía fueran altas.

 

Tuvimos la ocasión de catar una serie de vinos de gran nivel, en particular en la DO Cava, en la que como suele ser habitual, Recaredo ha sido una de las bodegas destacadas, con toda una gama de vinos de muy alto nivel. El proyecto de vinos tranquilos biodinámicos del grupo, Celler Credo, es muy interesante, con una serie de elaboraciones alrededor de la Xarel.lo de diversos terruños y vinificaciones. El packaging es muy adaptado a cada línea de vinos, lo que no desmerece al conjunto, sino todo lo contrario.

La visita a la zona de vinos naturales ha sido igualmente un gran momento del salón. Con el enfoque de Gilbert & Gaillard cada vez convencido hacia la detección y promoción de este perfil de vinos, la cata fue ofrecida por bodegas amigas tales como El Patio, 6º elemento, Vinos Ambiz y Maestro Tejero entre otras bodegas apasionantes.

El hall de los vinos ecológicos – justo al lado – también fue de gran interés. Oller del Mas, con el trabajo de variedades autóctonas, tiene una oferta original y con gran personalidad: vinos muy bebibles y digestos, con un agradable paso por boca. Otra bodega con vinos aterciopelados es Aroa en Navarra, con vinos que se diferencian del resto por la suavidad y bondad de sus taninos. Otro descubrimiento divertido fue el rosado semi-dulce de bodegas Camino Alto en Villacañas (Toledo).

 

En lo referido a elaboradores tradicionales, resaltaría el buen trabajo de Bodegas Lozano en Villarrobledo, con unos vinos originales así como el de Pago La Jaraba, con unos vinos elegantes y sutiles. Igualmente de interés es el nuevo proyecto de Bodegas La Estación, la cuvée Toc Toc, pilotada por el ilustre sumiller Javier Gila. La bodega elabora vinos agradables, divertidos y fáciles de beber, que uno no tiene ningún reparo en abrir en cualquier momento, con amigos y familiares.

 

En resumen, un salón muy intenso, con grandes descubrimientos y buenas sorpresas, lo que demuestra que el panorama vitivinícola español, aunque no exento de bodegas sin imaginación, ha demostrado una vez más su gran dinamismo y creatividad para acercarse al consumidor del siglo XXI.  Y ello demuestra la gran capacidad de escucha de los elaboradores más dinámicos e inteligentes del país.